Para caer en la cuenta de que Eric de Villalobos no es otro valiente más denostado por su país, primero hay que entender que España no es una nación de héroes, sino de campeones.

A %d blogueros les gusta esto: